Recomendaciones de colocación y limpieza

1_Preparación del soporte

La colocación de baldosas cerámicas siempre debe ser realizada por personal profesional experimentado.

Deben elegirse las herramientas y útiles adecuados.

Las superficies, tanto de suelos como de paredes, deben estar perfectamente niveladas, pudiéndose emplear morteros de regulación o nivelación, incluso capas impermeabilizadoras, de drenaje, etc, si la situación lo requiere.

Las superficies deben estar totalmente limpias antes de aplicar la cola de agarre o el adhesivo.

Utilizar una adecuada iluminación, recomendándose la utilización de lámparas o focos para observar el ajuste dimensional.

La elección del adhesivo viene definido por el tipo de baldosa cerámica (el grupo al que pertenece y el formato), por el tipo de la superficie a revestir (material) y por el uso del recinto.

Se recomienda consultar con el distribuidor y seguir las instrucciones del fabricante.

Antes de su colocación inspeccionar el tono, calibre y calidad. No será aceptada por el vendedor, cualquier tipo de reclamación referente a los puntos anteriores, una vez ha sido colocado.

La elección del sistema de colocación depende de la ubicación de la obra (exterior o interior) y de las dimensiones de la baldosa cerámica.

Se recomienda realizar doble encolado para baldosas que tengan alguno de sus lados con una longitud superior a 30 cm.

Esta técnica se realiza aplicando tanto en el soporte como en la baldosa, cubriendo toda la superficie de las mismas.

Se recomienda una colocación en capa fina frente a la colocación en capa gruesa.