Recomendaciones de colocación y limpieza

3_El rejuntado y Limpieza

Antes de iniciar el rejuntado, esperar que la cola de agarre o el adhesivo esté totalmente endurecido.

Las juntas tienen que estar limpias y exentas de polvo y partículas.

Efectuar el rellenado o sellado de las juntas utilizando una llana de goma dura, sin dejar vacíos los desniveles.

Eliminar el exceso de junta de la superficie moviendo la llana diagonalmente a las juntas, cuando la mezcla esté todavía fresca.

Tipos de juntas

A. Juntas estructurales. Están diseñadas para absorber los movimientos de la edificación y siempre deben respetarse. Pueden ser tapadas con perfiles adecuados y llenadas con materiales indicados.

B. Juntas perimetrales. En todas las uniones pared-suelo. El ancho mínimo será de 1 cm. y deben estar vacías o rellenas con material deformable. Son disimulables con el rodapié o el azulejo de pared.

C. Juntas de colocación. Es la separación que se deja entre las baldosas. Se considera colocación con junta cuando la separación es mayor o igual a 1 cm., y la separación sin junta cuando es inferior.

Retirar los residuos con la misma espátula.

Es importante consultar con el distribuidor para elegir la junta adecuada al tipo de baldosa y el color que se quiera utilizar por estética.

Siga siempre las indicaciones del fabricante.

Respetando los tiempos del fabricante, limpiar con un trapo de hilo húmedo toda la superficie, incluido el rejuntado. Al secar puede quedar una capa o velo en toda superficie, que puede ser limpiada con agua. No dejar pasar mucho tiempo para limpiar los restos de juntas.

Limpiar los restos de obra con productos adecuados. Consultar con el distribuidor que contengan ácido Fluorhídrico HF.

Proteja las superficies realizadas para evitar impactos, abrasiones, etc.

El mantenimiento de las baldosas cerámicas es sencillo y cómodo. Se pueden emplear productos específicos para cada tipo de baldosas respetando las indicaciones del fabricante de productos. Consulte con el distribuidor..